El infectólogo Bibolini vaticinó que en 20 días colapsará el sistema a este ritmo de contagios

Las camas en terapia intensiva son 108 y están ocupadas 80 de ellas por lo que en 20 o 30 días colapsaría la capacidad de atención. El médico sugirió que podrían aumentar las restricciones a la ciudadanía.

Locales Por: leonardo fernández acosta 26 de abril de 2021
Bibolini lun
"El sistema sanitario colapsaría en 20 o 30 días de seguir aumentando los casos" dijo Bibolini

El médico infectólogo, Julián Bibolini, explicó que en estos días han aumentado la cantidad de personas que cursan la enfermedad COVID 19 y se estima que entre el 3 y el 5% va a requerir la necesidad de terapia intensiva por lo tanto el profesional agregó que con este ritmo de crecimiento de los casos no va a haber tiempo para atender a todos.

“Actualmente de las 108 camas que tenemos disponible, exclusivamente en el sector público y de terapia intensiva para coronavirus, hay 80 camas utilizadas, aunque 9 pacientes estarían por salir y esperemos que así sea” explicó.

 Pero la terapia intensiva empieza a necesitarse cada vez más por el persistente aumento de los casos graves en mayor medida de jóvenes, “Hoy solo el 20% son adultos mayores, el 93% incluyendo a Clorinda son menores a 60 años y este grupo de jóvenes está haciendo cada vez mayor presión sobre el sistema sanitario”.

Al respecto el profesional vaticinó que a este ritmo el sistema colapsará en 20 días, “Si se sigue en este nivel de contagios el sistema va a colapsar sino seguimos insistiendo en el distanciamiento, son cada vez más jóvenes y los recursos son finitos por lo que se podrían sugerir medidas más restrictivas sino vemos que hay respuesta a lo que está pasando actualmente”.

Te puede interesar

De manera tardía la vuelta a la escuela recarga en los docentes las tareas de sanitización y diagnóstico de un proceso de "des-aprendizaje"

Hoy es el primer día de tantos para empezar a evaluar el daño causado por una de tantas malas decisiones del gobierno de Gildo Insfrán, una vez con el diagnóstico que por supuesto va a ser negativo, los docentes no solo deberán hacer de porteros y sanitizar sino que deberán rediseñar la currícula del año que viene para poder empezar verdaderamente a avanzar en el desastre que se ha causado, desempeñándose en el transcurso en medio de una semipresencialidad y una virtualidad que nunca resultó. 

clasessdfs