En Formosa faltan enfermeros en todos los hospitales y sobran policías en los controles

El gobierno de Insfrán sigue apostando al estado policíal para aplicar políticas de encierro, mientras que los hospitales el servicio sanitario colapsa por falta de auxiliares de la medicina.

Opinión Por: leonardo fernández acosta 05 de mayo de 2021
enfermeros
Los enfermeros son el recurso humano más descuidado de la gestión en pandemia de la provincia

Con las estadísticas de los grupos de riesgo vacunados, uno de ellos alertó respecto de quienes involucrados en el control y el combate contra el coronavirus,  que al menos en los números, resultan más importantes desde la mirada del gobierno, para las estrategias sanitarias.

De un total parcial de las ciudades de Clorinda y Formosa, que representan las zonas de mayor incidencia de COVID 19, la mayor parte de los vacunados en números finales daba un número mayor de policías vacunados que de enfermeros. De la misma manera, específicamente del sector de los trabajadores de la salud tampoco guardaba relación con la cantidad de enfermeros trabajando en relación de dependencia con el estado provincial, es decir en "blanco".

Todavía con las cifras parciales debido al oscurantismo en el acceso a la información aplicado por el gobierno de la provincia, es evidente que con la explosión de casos faltan enfermeros en todos lados sin embargo sobran policías en los controles.

Pero de manera específica, los trabajadores de la salud que se desempeñan en los distintos nosocomios de la provincia, guardan una inequidad respecto de la premisa, "a igual trabajo, igual remuneración". No es lo mismo ser enfermero en el Hospital Interdistrital Evita, en el Hospital de Alta Complejidad o en el resto de los Hospitales de la provincia.

A los trabajadores de la salud en el nosocomio donde se internan los pacientes de COVID 19, les garantizan (al menos por ahora) una estabilidad y una remuneración acorde con el inicio en la actividad laboral y el nivel de riesgo al que se exponen siempre hablando de los que se han iniciado al trabajo con la pandemia.

Pero hay otros que se mantienen trabajando como enfermeros en situación de jornalizados  desde el año 2009, ultimo año conocido en que el gobernador Insfrán pasó a planta a los trabajadores estatales y en la actualidad se exponen en igual situación de riesgo ante el coronavirus en otros hospitales.

Los jornalizados aunque con una situación precaria de relación laboral, deben sumar a sus insuficientes ingresos con guardias que a su vez también son concedidas por los jefes de acuerdo a su aporte político al modelo, no todos pueden hacer unas monedas extras con las guardias y hay militantes de la vida que tienen más guardias de las que humanamente podrían cubrir.

Pero el foco de la cuestión pasa por la mala calidad del principal recurso humano en pandemia porque lejos de mejorar con la mayor exigencia laboral, tiende a empeorar y de los jornalizados pasamos a los contratados del Hospital de Alta Complejidad donde los trabajadores tienen contratos "basura" que cada año son renovados de acuerdo también a la adhesión al modelo de Insfrán.

Monotributistas que realizan tareas específicas de salud, con horarios y guardias pautadas, deben facturar y a su vez pagar esta figura como autónomos cuando en realidad se desempeñan como cualquiera de los trabajadores en una relación de dependencia con el estado.

Los contratos con clausulas leoninas, tiene artículos que permiten que les descuenten de sus "honorarios" si llegan a tener una falta en su función  los cuales van desde el 0% al 50% y si comete alguna infidencia como comentar en las redes sociales cuestiones críticas respecto de su función, los descuentos son peores, van del 0% al 100%. Es decir, es más grave hablar mal del sistema de salud que perjudicar a un paciente en el Hospital de Alta Complejidad y por supuesto se renuevan todos los años provocando que los trabajadores de la salud se queden sin sueldo cuando terminan su contrato en diciembre, trabajan enero y febrero sin saber si les renovarán el mismo y cuando ocurre, empiezan a cobrar desde el mes de marzo.

Y para finalizar, de pasar de trabajadores de la salud que no tienen estabilidad como en el Hospital de Alta Complejidad, pasamos a la última situación laboral de los enfermeros que es sin lugar a dudas la peor. Hay enfermeros, personal de maestranza, seguridad y choferes de los hospitales que no tienen ninguna relación de dependencia o de cualquier tipo y cobran guardias a nombre de un tercero como pago por sus servicios.

Esto se da en el resto de los hospitales de la ciudad de Formosa y del interior de la provincia lo cual constituye otra práctica de trabajo en "negro" utilizado por el gobierno de la provincia de Formosa con trabajadores de la salud quien a la saga es el principal generador de trabajo no registrado. 

La consecuencia es notorio que con el recrudecimiento de los contagios, los recursos humanos, el factor más importante del sistema de salud público, hace años viene deteriorándose y esto ha empeorado. La situación laboral es la misma de siempre o peor pero el escenario ha cambiado radicalmente, el COVID 19 desnuda la falta de inversión en salud, no solo en recursos logísticos, camas, respiradores, unidades de terapia intensiva, etc. sino en el principal de todos, el recurso humano.

Te puede interesar