No todo lo que brilla es oro: REFSA debía millones pero el gobierno nacional refinanció y condonó parte de su deuda

La distribuidora minorista de energía de la provincia que funciona con fondos estatales, manipuló la información acerca de la deuda millonaria que poseía con Cammesa.

Nacionales Por: leonardo fernández acosta 11 de junio de 2021
refsa
A REFSA le refinanciaron parte de la deuda, le condonaron otra parte pero a cambio de obras.

La noticia publicada el 20 de mayo último en los portales oficiales y en casi todas las páginas digitales (excepto periodismoprofesional.com) exponía que: "El gobernador, Gildo Insfrán, con el presidente Alberto Fernández y el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, firmaron convenios por más de $ 1.270 millones para inversiones estratégicas en el sector energético provincial".

Agregaba además que: "Estos fondos representan un reconocimiento para la provincia y la distribuidora REFSA, por haber cumplido con las obligaciones de pagos con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA), y permitirán continuar desarrollando las obras de infraestructura eléctrica y mejorar el servicio para todos los formoseños y formoseñas".

Sin embargo la información fue groseramente tergiversada por el gobierno de Insfrán porque a Formosa, Santiago del Estero y Catamarca,  la Secretaría de Energía les refinanció una parte de la deuda que tenían con la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (Cammesa) y les perdonó casi la totalidad a cambio de ejecutar un plan de obras en los próximos años. En realidad lo que fue anunciado como una buena conducta de pago por parte de REFSA fueron convenios firmados mediante los cuales se retribuirá con fondos por $ 3084 millones a Santiago del Estero y Formosa.

Los convenios se realizaron en el marco del artículo 87 del Presupuesto 2021, que incluyó Sergio Massa, y la Resolución 40 de la cartera que dirige Darío Martínez. Las normas establecen el régimen especial de regularizaciones de las obligaciones de pago de las distribuidoras para aplicar una moratoria de $ 137.000 millones, deuda acumulada hasta el 30 de septiembre de 2020.

Al no contar con los ingresos suficientes para pagar sus costos (salarios, operaciones, mantenimientos), las distribuidoras apelan a dejar de abonar la energía que compran en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM). En parte esto se le puede atribuir a la baja en la cobrabilidad (en abril de este año fue apenas de 61%) por la pandemia y la profunda crisis económica que sobrelleva la población; y también por el congelamiento de las tarifas, que se extendió en algunos casos por dos años.

Te puede interesar