Neme se lanzó como precandidata a Diputada Nacional e implosionaron algunas cargas de la estructura del frente

Cuando se realizaban negociaciones febriles para cerrar el frente hacia las legislativas, el anuncio de la concejal capitalina hizo que los reaccionarios la atacaran sin piedad. Hasta mañana hay tiempo de acordar.

Opinión Por: leonardo fernández acosta 13 de julio de 2021
ambos
Los referentes de la gente son dos, el resto es decorado

El día de ayer por la mañana la concejal, Gabriela Neme, anunció su precandidatura a Diputada Nacional. Lo hizo sorpresivamente en medio de las incipientes negociaciones con los referentes del radicalismo, entre ellos el propio ex juez Fernando Carbajal, para generar un frente.

La noticia todavía fresca, fue la chispa necesaria para que los reaccionarios de la UCR que siempre complotaron contra un frente estallaran defenestrando a la Dra. Neme en las redes sociales. Claro la mejor oportunidad para aniquilar cualquier posibilidad de una alianza era esta.

De hecho en la convención provincial del radicalismo, aunque se aprobó la conformación de un frente, hubo planteos e inclusive discusiones subidas de tono, por la inclusión específicamente de este espacio pero de todas maneras primó la cordura y se habilitó la posibilidad de incluir a otras fuerzas.

"La Neme es funcional a Gildo" fue la frase mas leída en las redes sociales por la decisión de pre candidatearse a diputada nacional, aunque la concejal aclaró que no está cerrada la posibilidad de alianzas hasta el 14 de julio y explicó también que su sueño es generar un espacio nuevo.

Sin embargo, el anticiparse al lanzar su candidatura, antes de cerrar las negociaciones en un frente con el radicalismo y las demás fuerzas, también movilizó la militancia fundamentalista del radicalismo que de manera sincrónica y con la misma ausencia del criterio de oportunidad (no es el momento), inició un ataque salvaje en las redes.

En cualquier democracia madura, cualquier ciudadano podría soñar con generar un movimiento político nuevo pero no es el caso de Formosa. En Formosa la calidad de las instituciones democráticas están pulverizadas por lo que quienes pretendan deben pensar el escenario electoral, deben tener como prioridad el generar un frente consolidado para disputarle al aparato más poderoso de cooptación, el voto cautivo de los ciudadanos.

El radicalismo tiene derecho a confiar en Gabriela Neme, como también a desconfiar de su cercanía con el gildismo. Gabriela Neme tiene derecho a ser precandidata y crear un movimiento nuevo en el escenario político y a su vez también prescindir del 27% del radicalismo pero este no es el momento ni de lo primero ni de segundo.

Porque la prioridad es lo que les exige la gente. Lo que cada una de las personas que fueron a las marchas necesita, más allá de todos los intereses sectoriales, es tener referentes que estén más allá de los cargos políticos, que primero consoliden un frente y que después si quieren planteen internas para llegar juntos a las PASO.

Le han hecho un gran daño  a la credibilidad de la gente,  al incipiente acuerdo de ir todos juntos, desde ambas partes, anticipándose a definir candidaturas antes de generar el frente y con ataques de fanáticos antes del cierre del plazo para generar espacios comunes.

Han generado incertidumbre en un electorado que espera (aún espera), mucho más de lo que están demostrando hasta ahora. Las miles de personas que participaron de las marchas, que pusieron el lomo buscando referentes de su enojo, de su desesperado grito de cambio, no necesitaban confusión, más confusión.

Las estadísticas son claras respecto a que una oposición dividida son una ventaja superlativa para el gildismo y casi insuperable porque la política son números absolutos, no realismo mágico. Si no hay un frente no hay posibilidades de disputarle al oficialismo bancas en la legislatura provincial y por supuesto en el Congreso de la Nación.

Los referentes de ambos espacios deben confluir claramente, con Fernando Carbajal que no es el radicalismo de repetición y Gabriela Neme que por supuesto no es Adrián Bogado. Licuar los protagonismos, de la gente y de estos dos precandidatos con estructuras desgastadas no solo es un error, es una falta de respeto al electorado.

Todavía están a tiempo de subsanar la desilusión a la que han sometido a quienes esperaban lo mejor de ellos, desilusión que se lee en las redes sociales. Desilusión innecesaria que ha sido provocada por anuncios inoportunos y ataques de fanáticos que nunca pensaron en un frente. Que acusan de funcionales a todo el mundo siendo ellos los que hace 25 años no pueden generar alternativas y evidentemente solo están para repartirse cargos en la derrota. Para ellos no existe la vocación de ganador, existe la conveniencia pero claro, otro es el funcional cuando la comodidad y el confort se pone en riesgo.

Leonardo Fernández Acosta

Lic. en Comunicación Social

Te puede interesar

Carbajal: “Los fondos coparticipables aumentaron sustancialmente pero no los sueldos”

“Acá hay un brutal ajuste en el salario real de los trabajadores del estado. Solamente el 35% o 40% de Coparticipación va a la masa salarial y le queda una inmensa cantidad de dinero en donde privilegia la obra pública pero a la obra pública no le da contenido con hospitales o escuelas que no tienen contenido” dijo el pre candidato por Juntos por Formosa Libre.

carbajal