Sesión caliente en el Senado: cruce por la visita del Presidente a Milagro Sala y muecas irónicas de Cristina

Nacionales 01 de julio de 2022 Por leonardo fernández acosta
El radical Naidenoff enfatizó que Alberto Fernández buscó “apretar y condicionar” a la Justicia; el oficialista Snopek, indignado, se levantó de su banca; reproche de la vicepresidenta a Mayans
naidenoff
“Quiero advertir sobre la gravedad de esta visita desde el punto de vista jurídico y político. El artículo 109 de la Constitución Nacional establece que en ningún caso el presidente puede ejercer funciones judiciales, arrogarse el conocimiento de causas pendientes o reestablecer las fenecidas. Esta visita, esta idea de arremeter contra la Justicia y la Corte Suprema atenta contra el espíritu de este artículo constitucional”, enfatizó Naidenoff.

Caliente. Así arrancó een la tarde de ayer la sesión del Senado, donde oficialistas y opositores se cruzaron en duros términos por la controvertida visita del presidente Alberto Fernández a la dirigente Milagro Sala en Jujuy y las sospechas por el avión venezolano iraní detenido en Ezeiza. Cristina Kirchner, quien preside la sesión, no se privó de condimentar el debate, de por sí caldeado, con gestos irónicos.

El momento más tenso se vivió cuando el senador jujeño Guillermo Snopek, del oficialismo, se levantó bruscamente de su banca para encarar al jefe del bloque radical Luis Naidenoff. Snopek había acusado al gobernador Gerardo Morales de utilizar a la Justicia de ariete para acallar las voces opositoras en la provincia. Lo atajó el senador Martín Lousteau mientras Cristina Kirchner le ordenaba que retornara a su banca.

Snopek reaccionó ante el duro discurso de Naidenoff, quien había propinado fuertes críticas al presidente Fernández por su visita a Sala, dirigente social que se encuentra internada desde el lunes pasado debido a una trombosis profunda en su pierna izquierda. Para concretar su visita a Sala, quien está detenida con prisión domiciliaria por causas de corrupción y violencia, el jefe de Estado suspendió ayer su agenda.

“Quiero advertir sobre la gravedad de esta visita desde el punto de vista jurídico y político. El artículo 109 de la Constitución Nacional establece que en ningún caso el presidente puede ejercer funciones judiciales, arrogarse el conocimiento de causas pendientes o reestablecer las fenecidas. Esta visita, esta idea de arremeter contra la Justicia y la Corte Suprema atenta contra el espíritu de este artículo constitucional”, enfatizó Naidenoff.

 Previamente, la jujeña Silvia Giaccoppo, quien responde a Morales, coincidió con el mandatario jujeño que la visita presidencial significó un “insulto” al pueblo de su provincia. Y arremetió contra Sala. “La señora Milagro Sala debía el 29 de este mes dejar la cárcel vip en la cual se encuentra e ir al penal que le corresponde. Qué casualidad, cuando se conoció el pedido de los juzgados (que la juzgaron), que son varios, la señora se enferma nuevamente”.

cristina

En tono irónico, Naidenoff arremetió contra la gestión presidencial. “Total, en la Argentina no hay problemas. Total, el riesgo país no baja, la inflación y el riesgo país están controlados, se puede transitar con tranquilidad porque no falta combustible, está todo ordenadito en la Argentina para que el presidente pueda suspender su agenda y arremeter y apretar a la Justicia –asestó Naidenoff-. No me sorprende. Desde el minuto uno, desde que asumieron, ante la impotencia de no gobernar, de no hacerse cargo de la realidad, el atajo siempre fue embestir a la Justicia. Así les va”.

Luego el formoseño reclamó la presencia del jefe de Gabinete, Juan Manzur, para que dé explicaciones sobre el caso del avión iraní venezolano detenido en Ezeiza. “No sé si están al tanto de este caso –ironizó Naidenoff-. Vamos a cumplir un mes (de la detención de la aeronave) y no sabemos bien qué ha pasado. En un país que arrastra dos atentados terroristas. Esto es una vergüenza”.

Entonces el jefe del bloque oficialista, José Mayans, acusó al formoseño de “deslealtad parlamentaria”. “Esto no se había acordado en la comisión de Labor Parlamentaria”, reprochó. Y la vicepresidenta, con una sonrisa sarcástica, se dirigió a Mayans y levantó su dedo índice en señal admonitoria. “Yo se lo dije senador Naidenoff que esto iba a pasar. Usted es muy confiado. Confía en la palabra de los que parece ser que no tienen palabra. ¿Va a plantear otra cuestión de privilegio, senador Naidenoff, alguna otra cosita?”, se burló. La Nacion

leonardo fernández acosta

Licenciado en Comunicación Social UNLP

Te puede interesar