Periodismoprofesional

Desaparecido en acción

El añoso gobernador no se da cuenta que cada vez que habla de la pandemia, habla de la razón por la cual la gente no lo vota y no lo va a volver a votar. Hoy Insfrán reflotando sus opresivas medidas sanitarias en pandemia es su peor propaganda.

Opinión 06 de noviembre de 2021 leonardo fernández acosta leonardo fernández acosta
COMENTARIO
Una sociedad en crisis. Gildo Insfrán y el ministro Jorge González, son los principales responsables de la fugas de votos del oficialismo. La epidemia desnudó sus intenciones feudales y represivas. Todo el país los conoció, gracias a la pandemia.

A una semana de las elecciones legislativas en todo el país, el gildismo está pasando por su peor momento. Todos peleados, ante la imposición de candidatos que no salen de la militancia que se considera a sí misma la que "patea la calle", amenazan con mandarle un mensaje directo y sin intermediarios al compañero conductor no acompañando al sublema oficial.

Gildo Insfrán necesitado, tuvo que ponerse al frente de la campaña, y recorre el interior apoyando a todos sus concejales. Son muchas listas que gracias a la Ley de Lemas, puede traccionar votos familiares y barriales. La Lista Azul, de los "Gildistas" no permite competencias en diputados.

Todos los lugares principalmente de los  "titulares" que son quince, tuvo la aprobación del "dedo índice "del lagunense.

El método de aprobación del  "Congreso Justicialista" es otra farsa, al que el pejotismo obediente se tuvo que acostumbra en este cuarto de siglo que tiene como único conductor, al barbado lagunense.

No es casualidad que los disidentes oficialistas, en las PASO, le hayan confiado sus votos de bronca y resignación, a la dirigente peronista Gabriela Neme.

Es probable que se amplíen la diferencias aquí en la capital, y también disminuya el porcentaje de diferencias en el interior profundo.

Las escasas mediciones, pronostican una repetición de resultados del 12 de septiembre, con posibles alegrías en ambos grupos mayoritarios.

 Escondido y sin salida

El conductor, escondido como en la pandemia y ausente de lo que el mismo ha causado prefiere rodearse de la Formosa del siglo XIX, donde nadie proteste, se queje y esté contento aun formando parte de los miles de formoseños que componen el 47% de pobres.

El eterno residente del quinto piso ha optado por salir de la burbuja sanitaria en la que vivió gran parte de la pandemia, mientras sometía a la mayor parte del pueblo formoseño a apremios ilegales con su policía política y refugiarse en una burbuja sin acusar recibo del gran golpe que puede recibir en las elecciones del 14 de noviembre.

No quiere ver la realidad y prefiere rodearse de los adulones del siempre (que cada vez son menos) para poder seguir con la perorata del "Ah pero Macri" pero mientras tanto el porcentaje de votos hacia sus candidatos caen como un piano.

La madre de todas las batallas se libra en Buenos Aires pero los candidatos de todo el arco opositor, han consagrado como la batalla a ganar, la que se libra en Formosa contra el poder feudal que gobierna la provincia desde hace un cuarto de siglo.

El gildismo es la muestra más acabada del fundamentalismo kirchnerista o podría ser de cualquiera de las reconversiones de la modernidad líquida del peronismo, con una democracia vacía de valores republicanos, la calidad de las instituciones hecha cenizas y la suma del poder en una sola persona.

Visitas que molestan

Losteau, Bullrich, Morales, Manes y Negri, completan la visita de referentes en la semana a Formosa, para fortalecer, algo que ya empiezan a vislumbrarse en los números de algunas consultoras. Insfrán pierde en la ciudad de Formosa y hay empate técnico en la provincia. La posibilidad de la primera derrota del barbado lagunense en la provincia es cierta y los números lo anticipan.

Pero lejos de preocuparse o acusar recibo del comienzo del ocaso (biológico y político), Insfrán hasta comete errores infantiles al acusar a Macri de absolutamente todo.

Hace un par de días firmó una prórroga del subsidio para el transporte urbano de colectivos en la ciudad de Formosa y recordó que fue Macri, el que sacó los subsidios, sin tomar en consideración que el que gobierna (solo en apariencias) es Alberto Fernández y desde hace dos años ¿Por qué en dos años no le devolvió los subsidios si están en el poder?

 Gildistas y kirchneristas

 Pero la ausencia de Insfrán se asemeja a la ausencia de Cristina Kirchner, quizás porque prefieran no ver lo que ocurre con sus pésimas políticas aplicadas no solo en la pandemia sino también en la destruida economía nacional. Las urnas los bajarán con una contusión a la realidad el 14 de noviembre.

Aun así, con todo el panorama de una debacle a nivel nacional del kirchnerismo, el eterno residente del quinto piso insiste con defender sus políticas sanitarias que volvieron a la provincia una cárcel.

Habla de salud y sigue insistiendo con echarle la culpa de los muertos a la oposición sin detenerse un segundo a pensar, o en la situación más límite preguntarle a los cientos de asesores que paga por no asesorarlo, si conviene seguir defendiendo las pésimas políticas sanitarias que aplicó violando los derechos humanos y de ahí para abajo todo lo demás.

Encerrado en el discurso sordo en donde solo se escucha a sí mismo, les recuerda a los miles de formoseños que no pudieron velar a sus muertos, que no pudieron llegar para despedirse de sus familiares enfermos, de los que no pudieron volver a ver en su provincia a sus familiares enfermos y muertos fuera de la provincia. Que no pudieron acceder a sus tratamientos médicos por estar bloqueados como Clorinda y tantas otras equivocaciones motivadas no solo por un sistema sanitario vacío, sino por la soberbia del creerse un mesías que con decisiones ilegales, detendría nada menos que una pandemia.

 No olvidar el encierro

Insfrán no tiene en cuenta, que la gente, cuando él recuerda el "maravilloso sistema sanitario del modelo", recuerda el encierro, recuerda el exilio, recuerda como cerraba las persianas de su negocio, recuerda como la policía se abusaba de todas las maneras posibles. Recuerda que las vacunas nunca llegaron a tiempo por la negligencia criminal de un gobierno nacional de manipuladores, del cual ellos fueron cómplices.

Cuando el séptuple gobernador, pondera su sistema represivo de control sanitario, le recuerda a la gente una policía disparando una lluvia de balas de goma, gases lacrimógenos vencidos, sobre vecinos, familias, adultos o niños.

Cuando le echa la culpa a la oposición, la gente recuerda que aún hoy en los límites de la provincia hay policías exigiendo el certificado de las dos dosis de vacunación. Peor aún, todos los comisarios generales, muchos de ellos nombrados oficiales por el General Colombo, condenado por delitos de lesa humanidad en la dictadura, siguen siendo premiados con traslados a jefaturas en toda la provincia.

 Los comisarios políticos

 La mayoría de ellos con denuncias penales en la justicia, cobrando dos sueldos de la administración pública provincial, entre ellos el jefe de los

espías del Departamento de Informaciones ¿Cuál sería la cátedra que podría enseñar? Seguramente Derecho Constitucional no o Derechos Humanos.

Nadie explica como Insfrán recurrió infantilmente al control de la pandemia, utilizando a la inexperta policía de Formosa.

Prescindió de los profesionales de la salud, con los resultados de la parcial rebelión que estalló con consecuencias (sin final),  para la eternamente intervenida IASEP.

Nunca ha habido enfermeros como en otras provincias haciendo la tarea de control sanitario, en Formosa siempre ha sido la policía la que ha abusado de sus atribuciones y lo sigue haciendo. Insfrán sigue utilizando la policía para los controles sanitarios en el ingreso a la provincia, en la terminal de ómnibus o en el aeropuerto de Formosa.

Es probable, que el ministro Jorge González (por su arrojo), haya enamorado al principal inquilino del quinto piso.

Politizó a todo el personal jerárquico de la actual cúpula policial. Todavía hay abusos policiales en distintas instancias, dado que siguen reemplazando a los trabajadores de la salud, sin tener los mínimos conocimientos médicos y menos de tratos, con eventuales pasajero de  rutas o servicios de viajes.   

Comisarios Generales y los que están a cargo de las comisarias, hicieron todo lo posible para que el barbado lagunense, se oculte y evite hacer campaña en la Capital.

La estigmatización de los formoseños, (como sumisos y obedientes), se quebró el 5 de marzo, con la despiadada represión conducida por "súper ministro" y custodio del relato de Gildo Insfrán.

Hoy esta "congelado", porque la situación electoral discurre conveniente ocultarlo.

 La peor comunicación

Insfrán no ha modificado un estado policial permanente, que persiguió a formoseños, mientras ellos hacían todas las fiestas clandestinas que apetecían. Que de la mano de Edgar Perez clausuró a todos los comerciantes que fueron a la marcha hasta fundirlos, mientras ellos seguían haciendo negocios redondos entre proveedores, con la complicidad del contador  Miguel  Antinori  (secretario de Hacienda y Finanzas) , que hace de filtro  y decide quien puede vender y quien puede cobrar por las instrucciones que recibe del quinto piso, con rendición de lista al "cajero" de la calle Ayacucho.

El añoso gobernador no se da cuenta que cada vez que habla de la pandemia, habla de la razón por la cual la gente no lo vota y no lo va a volver a votar. Hoy Insfrán reflotando sus opresivas medidas sanitarias en pandemia es su peor propaganda.

 Fuerte denuncia

Por eso elige el interior, porque en el interior el nivel de sometimiento es aún mayor respecto de la dependencia con empleos municipales o planes sociales. Aprovecha el ejército de pobres que el mismo ha ayudado a crear, pobres y rehenes del clientelismo. Esa es la burbuja que Insfrán busca huyendo de sus propios fantasmas.

La ciudad de Formosa está perdida, la derrota está casi sellada.  Habrá otros municipios en donde la victoria de la oposición puede llegar a ocurrir. Por primera vez habrá triunfadores en concejos deliberantes donde solo se disputaban el poder entre peronistas. La configuración de la provincia y por supuesto del país será otra a partir del 14 de noviembre.

Pero el otrora poderoso, dueño de la vida de todos los formoseños, no lo acepta, no entiende. Le echa la culpa a la oposición o a sus ministros. Pero el mariscal de la derrota es él, no otro, él. Todos sus ministros, aún los dos más poderosos solo son una extensión de un gobierno, que como afirmó, Gerardo Morales, se enriqueció con la plata de los pobres. (El Comercial)

 

Te puede interesar

Lo más visto

gury

Destacado cirujano maxilofacial renuncia porque cobra menos que un puntero

leonardo fernández acosta
Locales El martes

Con la apertura de nuevos hospitales, una obra social fundida de cerca de 100 mil afiliados volcados al sistema público, sin un crecimiento de los recursos humanos, sobre todo de profesionales, el gobierno de Gildo Insfrán, sigue causando con sus políticas de recorte, la fuga de profesionales irreemplazables.

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email