Periodismoprofesional

La Laguna prohibida: cuando la desidia del estado se soluciona prohibiendo todo

Hay un administrador de la Biosfera que goza de privilegios sobre la cosa pública, ya que también administra el Kartódromo de la ciudad pro bolsillo y que ha demostrado sencillamente que no tiene la capacidad para hacerlo. Daniel Tafettani, es el administrador de este espacio natural, un lugar maravilloso en donde está prohibido casi todo.

Locales 10 de enero de 2022 leonardo fernández acosta leonardo fernández acosta
6
Desde hace años y todos los veranos de más de 40 grados la playa de la Laguna Oca no tiene malla de protección contra pirañas y palometas

Cerca de 3 mil personas concurrieron a la Biosfera Laguna Oca, el cual constituye, según reza el parte de prensa oficial, el tercer humedal más importante más grande de Sudamérica, donde puede realizarse el avistamiento de aves.

Con un gran despliegue militarizado de la policía de la provincia, que cada vez son más, se exigió a los visitantes, el pase sanitario de dudosa constitucionalidad para la libre circulación pero vigente al efecto de mermar el exponencial crecimiento de los contagios en la provincia.

Se procedía también al control de los vehículos y alguna que otra revisión, también de dudosa constitucionalidad, para evitar que se ingresaran bebidas alcohólicas porque en el predio esta prohibida la ingesta de este tipo de bebidas.

Pero si como todas estas restricciones no fueran suficiente en un lugar en donde la gente  busca libertad y contacto con la naturaleza, hay una en particular que termina de consagrar el absurdo debido a la falta de planificación del estado provincial que repite la desidia de hace años en todos los veranos con temperaturas de más de 40°. Está prohibido meterse al agua por un potencial ataque de pirañas o palometas.

En el lugar se pueden realizar paseos náuticos en kayak, veleros y lanchas con motor de hasta 15 HP, jugar al vóley y fútbol de playa, compartir con amigos, manteniendo siempre las medidas de cuidado vigentes por la pandemia de coronavirus. En este punto hay que aclarar que el gobierno no ha permitido que emprendedores turísticos privados ofrecieran los servicios para el alquiler de botes, piraguas o kayaks por lo que la actividad privada esta también prohibida.

El lugar es un paraíso pero con estado policial vigente como casi todo en la provincia. Probablemente los turistas puedan disfrutar de un paseo por los senderos, jugar al fútbol u otro deporte o sencillamente tomar sol pero siempre con los agentes de la seguridad pública vigilando.

Pero si como todas estas restricciones no fueran suficiente en un lugar en donde la gente  busca libertad y contacto con la naturaleza, hay una en particular que termina de consagrar el absurdo debido a la falta de planificación del estado provincial que repite la desidia de hace años en todos los veranos con temperaturas de más de 40°. Está prohibido meterse al agua por un potencial ataque de pirañas o palometas.

En tantos años del mismo gobierno y tomando en cuenta que en todos los lugares donde las condiciones son similares en la aparición por las altas temperaturas o la bajante de los humedales de estos peces, se utilizan mallas de contención y un monitoreo permanente del gobierno para vigilar puntualmente el comportamiento de estos peces, el gobierno no ha hecho nada con este problema. Por otra parte este tipo de estrategias se desarrollan durante todo el año para poder tener la certeza de que el sistema funcionará en el momento donde las palometas o pirañas constituyan una amenaza.

El responsable último de la desidia respecto de encontrar una solución y darle a quienes concurran a Laguna Oca la posibilidad de entra al agua es el gobierno de la provincia por la falta de inversión en lo mínimo que consiste en una malla protectora y si destinara más recursos en un monitoreo de los peces en el espejo de agua.

Pero extrañamente, hay un administrador de la Biosfera que goza de privilegios sobre la cosa pública, ya que también administra el Kartódromo de la ciudad, pro bolsillo y que ha demostrado sencillamente que no tiene la capacidad para hacerlo. Daniel Tafettani, es el administrador de la Biosfera Laguna Oca, un lugar maravilloso en donde está prohibido casi todo.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email